PRENSA INSTITUCIONAL

Se aprobó la Cuenta General de la Provincia del 2015

Facebooktwitter

_MG_8494

Diputados dio media sanción a la aprobación de la Cuenta General presentada por el Poder Ejecutivo Provincial correspondiente al Ejercicio 2015.

Se presentaron dos dictámenes, uno de mayoría por la aprobación (que finalmente fue aprobado), y otro de minoría solicitando el rechazo.
El diputado Mario Vilca aseguró que se cumplió con todos los apartados necesarios que aseguran la eficacia del informe y se analizaron todos los puntos indispensables de la presentación, en un trabajo que compete a varias partes, principalmente la Auditoría General de la Provincia. Igualmente lamentó la demora en la presentación de las cuentas por parte del Poder Ejecutivo.
“El trabajo realizado fue muy efectivo, aunque hay que tener en cuenta que se debe trabajar para aclarar los métodos y objetivos cumplidos del presupuesto, como así también en el rubro de los activos fijos y en el inventario de los bienes de la provincia”, explicó el legislador.
El diputado del bloque del Partido Justicialista adelantó que las cuentas del 2016 y 2017 ya están en las oficinas de la Cámara Baja, por lo cual se puede decir que las rendiciones están al día “y es para reconocer el gran esfuerzo realizado para optimizar algo que venía pendiente desde hace más de dos décadas”.
Por su parte, el diputado César Córdoba lamentó que los habitantes de Los Andes no vean realizado lo que se planifica en los presupuestos año tras año, motivo por el cual solicitó su abstención a la votación, moción que fue aprobada.
Por su parte, el diputado Julio Moreno, autor del dictamen de minoría, manifestó su desacuerdo con la aprobación de la iniciativa al considerar que es una falta de respeto hacia los legisladores y a la población salteña en general presentar fuera de los términos estipulados las cuentas de la provincia para su efectivo control.
Sobre el presupuesto del 2015, el diputado del bloque Un Cambio Para Salta criticó que en un primer momento se esperaba un superávit de 1300 millones de pesos, pero al rendir las cuentas se presentó un déficit de 213 millones. Además, afirmó que el Poder Ejecutivo gastó más de lo que ingresó en un 21%.
Moreno reprochó además que la Auditoría de la Provincia aprobara las cuentas generales, aun cuando ellos mismos expresaron no contar con la documentación comprobatoria en distintos aspectos.
“Analizar estos resultados tres años después no sirve para lograr un control efectivo, por lo que debemos exigir que se cumpla en tiempo y forma con todas las disposiciones legales”, dijo Moreno.
En tanto, la diputada Silvia Varg expresó que desde el bloque Un Cambio Para Salta, no pueden aprobar estas cuentas de ejercicio ya que no está claro porque se planificó un superávit tan grande y finalmente el año terminó con un déficit económico muy notorio, y mucho menos como se financió el mismo. Además, cuestionó que no exista un registro donde estén detallados los bienes del Estado Provincial.
“Es nuestro deber como legisladores efectivizar los controles de los gastos del Poder Ejecutivo Provincial”, dijo Varg.
Así también, el diputado Claudio Del Plá manifestó que no se deben avalar “cuentas dibujadas” que se hacen para demostrar cuales son los gastos verdaderos realizados por la provincia.
“Este Estado provincial realiza fraudes para financiar pagos en negro a trabajadores que hacen el mantenimiento de servicios esenciales como lo son por ejemplo los de salud y vialidad”, dijo el legislador.
Además, el diputado del bloque del Partido Obrero cuestionó que los fondos de los créditos tomados para obras públicas no se utilizaran para su objetivo primordial, además de que los grandes empresarios que explotan las recursos salteños no pagan lo que realmente deben.
Mientras que el diputado Mario Ábalos criticó la tarea realizada por parte de la Auditoria General de la Provincia ya que dio por aprobada una cuenta en la que en varios puntos no hay documentación respaldatoria y que el análisis realizado es muy “light”.
En este sentido, el diputado Mario Mimessi también expresó su desacuerdo en aprobar las cuentas generales de una provincia varios años después que las mismas se ejecutaran.
El proyecto fue aprobado por mayoría con 24 votos positivos, una abstención y 21 votos negativos y pasó al Senado en revisión.